Dos parejas están jugando al MUS. De repente, a Antonio se le caen
unas cartas al suelo
Cuando se agacha para levantarlas, nota que la mujer de Pablo no está usando
ropa interior.
Medio incómodo, Antonio se golpea la cabeza con la mesa y se levanta con
cierto rubor en el rostro.
Más tarde, Antonio va a la cocina a buscar una cerveza y la mujer de Pablo
lo sigue. Le pregunta:
- ¿Viste algo interesante debajo de la mesa? Antonio admite que sí, y ella
continúa:
- ¡Puede ser tuyo, por sólo 500 Euros! Antonio piensa un minuto, y dice que
está interesado.
Quedan en encontrarse el viernes siguiente a las 2 p.m., cuando Pablo
estuviera en la oficina.
El viernes, Antonio va a la casa de Pablo y, después de una sesión de sexo
como hacía mucho tiempo que
no tenía, le paga a la mujer los 500 Euros acordados. Al rato después llega
Pablo y le pregunta a su mujer:
- ¿Antonio estuvo aquí esta tarde? La mujer, a regañadientes y un tanto
sorprendida, responde que sí.
- ¿Y te dio 500 Euros? - (Dios mío, él lo sabe), piensa ella. Y finalmente
dice: - Sí, me los dio.
- ¡Ah, que bueno! -responde Pablo-, él pasó por mi oficina esta mañana y me
pidió 500 Euros prestados.
Me dijo que me los devolvería esta tarde al pasar por la casa, que te los
dejaría a ti si yo no estaba.
¡¡¡Qué buena gente es Antonio!!!